Cómo saber si mi gata está embarazada

¿Su gata no está esterilizada o castrada y se ha comportado de una manera inusual últimamente? Tal vez está embarazada. Para asegurarnos de que tu gata este esperando crías, te mostraremos signos y síntomas de embarazo en gatas. Luego de que lo hallas confirmado, es importante cuidarla bien durante el tiempo de gestación de una gata que dura aproximadamente nueve semanas.

Cómo saber si tu gata está en celo

El primer celo de una gata llega alrededor de los 7 meses de edad, en el momento de su pubertad. Sin embargo, es difícil predecir con certeza sus períodos de celo. En general, un gato está en celo varias veces entre enero y octubre. Pero para los siameses, por ejemplo, la mayoría de ellos están en celo durante todo el año.

Cuando experimente un período de celo, normalmente de 2 a 3 semanas, su gata cambiará de comportamiento. Maullará más por la noche, no se quedará mucho tiempo en su lugar, muestra un carácter más tierno. Es entonces cuando puede quedar embarazada si no ha sido esterilizada.

Cómo saber si mi gata está embarazada signos

El período de gestación de la gata dura más de dos meses (entre 63 y 69 días), lo que corresponde a un total de 9 semanas (aunque siempre puede haber algunos días más o menos).

Semanas 1 a 3

La primera etapa de la gestación no requiere ningún cuidado especial. Sin embargo, es aconsejable alimentarla con alimento para gatitos, que es más rico que su alimento habitual.

El alimento para gatitos satisfará las necesidades de la gata durante la gestación y la lactancia, hasta que sus gatitos estén completamente destetados.

Durante las primeras dos semanas, es muy difícil notar signos. Y gradualmente, deberías notar un cambio en su comportamiento.

Los primeros síntomas, no aparecen hasta la tercera semana de gestación. Antes de eso, los cambios son casi insignificantes, pero se pueden observar los siguientes cambios de comportamiento.

  • Un aumento de peso.
  • Los pezones de su gata aumentarán de volumen y adquirirán un color rosa
  • Pérdida de apetito, acompañada de náuseas o, por el contrario, bulimia.
  • Las gatas quiere más atención, ejemplo, abrazos y acaricias.
  • La gata también puede crear un pequeño lugar donde descansar, en un armario, por ejemplo.
  • Hay menos salidas al aire libre, especialmente por la noche.
  • Una barriga más grande y redonda.
  • La espalda se verá ligeramente hundida, los lados y el abdomen más curvados.

Semanas 4 a 6

Durante la quinta semana, puede pedir a su veterinario que compruebe la presencia de los fetos y, en particular, su número, mediante una ecografía, realizada alrededor de cuatro semanas y media, o simplemente una palpación en un abdomen que se mantiene flexible por el momento.

Ten cuidado, no debes sentir la barriga de su gata usted mismo, de lo contrario te arriesgas a hacerle daño. Cuídala y mimala!

Semanas 7 a 9

El veterinario puede tomar una radiografía a partir del 50º día de gestación para evaluar el número de gatitos en la camada, ya que es más fácil para él ver los esqueletos de los fetos en esta etapa del embarazo.

Al final de la gestación, para evitar que su gata salga de casa para tener sus bebés o en su cama, puede mantenerla encerrada en casa y ofrecerle una caja bastante espaciosa con telas suaves y periódicos, que puede arreglar a su conveniencia para hacer su nido.

Recuerde instalarlo en un lugar tranquilo, sin pasaje continuo, con sus tazones y su caja de arena cerca.

¿Y luego qué? Deje a la futura madre lo más tranquila posible. La paciencia y la discreción se convertirán en sus nuevas palabras clave.

Las señales de parto

Una vez que haya pasado el período de gestación, usted debe estar consciente de las señales de advertencia del parto. Estos incluyen una ligera disminución de la temperatura (en 1°C), contracciones visibles del estómago y flujo de líquido.

Unos días antes del parto, tu gata tenderá a aislarse en un lugar tranquilo y gemir mucho. En este caso, puede optar por dejarla dar a luz sola o llevarla al veterinario si nota que está sufriendo mucho.

No es necesario que le diga a su veterinario si todo parece normal, quédese al lado de su gata para tranquilizarla y deje que haga su trabajo de parto sola, que normalmente siempre sale bien.

En resumen

Los síntomas de una gata embarazada llegan tarde. Inicialmente, pueden considerarse como un período de celo. Tendrá que pasar por esto de todos modos para que sea fértil. Luego verá signos físicos que son inseparables del embarazo. La mejor manera de asegurarse es ir al veterinario para un examen clínico.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.