Cómo superar la muerte de mi perro

La pérdida de nuestro perro causa un dolor inmenso. Un gran vacío ocupa su lugar. Llorar el duelo de su mascota lleva tiempo. El sufrimiento que se siente es una herida del alma que tarda mucho tiempo en curarse. Sin embargo, ¡debemos enfrentarlo y seguir aprendiendo a vivir sin él!

Como superar la muerte de mi perro

Cómo superar la muerte de mi perro

Mi perro murió y estoy triste: Cómo afrontarlo

Durante el luto de un compañero de vida, se desarrollan diferentes momentos a medida que pasa el tiempo. Cuanto más cerca estabas de tu fiel amigo, más doloroso se vuelve. Estos son momentos muy difíciles de vivir moralmente. Un proceso de duelo es esencial. El hecho de que sea un animal no hace que sea más fácil de manejar. Un perro puede ser considerado como un miembro de la familia.

Estuvo allí todos los días y nos dio puntos de referencia en la vida. Su rutina era una parte integral de nuestra vida diaria. Sin ella, se crea una carencia en torno a sus habituales y cotidianas pequeñas atenciones. Un estado de depresión puede abrumarnos. Nos falta el gusto por las cosas bellas de la vida.

El dolor está ahí, llorar es un alivio. Tienes que dejar salir tu tristeza a través de las lágrimas. La muerte no se puede evitar, es inevitable. El tiempo cura nuestras heridas. Hay varios pasos necesarios para llorar la pérdida de su mascota.

  1. Primero la negación, te niegas a creer en la muerte de tu amigo fiel.
  2. La ira sigue, puede ser muy violenta y convertirse en rabia. No entendemos lo que está pasando.
  3. Luego viene la culpa, el peor sentimiento es una emoción fuerte. Te sientes culpable de la muerte de tu perro.
  4. La depresión por muerte de mascota viene sin previo aviso, es traicionera.

El dueño siente la ausencia de su perro y esto lo entristece. Es una realidad, su canino ya no es de este mundo. ¡Él ya no existe! Es el paso más difícil de superar para llorar a su perro. La depresión no debe tomarse a la ligera. Pero desafortunadamente, este es un momento esencial para seguir adelante. Piensa en el tiempo alegre que pasas con tu amigo de cuatro patas, comenzará la última etapa del duelo, que es la aceptación.

El proceso de luto es más o menos largo, e incluso más o menos intenso, dependiendo de los dueños. Puede durar unas pocas semanas o varios meses. El dolor es una manifestación normal, un paso obligatorio. El maestro debe pasar por todos estos pasos, es esencial.

Hablar de esta prueba te puede hacer bien, especialmente si la gente entiende por lo que estás pasando. Aquellos que nunca han perdido un perro no pueden concebir este sufrimiento. Un último tributo puede ser pagado a él haciendo un funeral digno de él.

Resalte las fotos más bellas de su animal canino, enmarque, para recordarse de su buena memoria. Es importante aceptar su muerte para sentirse mejor. Practica deportes, cambia de opinión aventurándote en nuevos horizontes. Tienes que tomar el control de tu vida para que la tristeza sea menos tenaz. Si tienes otros animales, no los olvides, cuídalos. Esto aliviará un poco el dolor que siente cuando piensa en perder a su perro.

¿Cómo superar la muerte de un perro?

El perro, para algunos, era su compañero de vida. Aquel que escuchó nuestras penas, nuestras alegrías, nuestras dudas y nuestras victorias. Para otros, era un ser vivo tan cercano como un miembro de la familia, un apoyo, una ayuda moral.

me siento culpable por la muerte de mi perro

Me siento culpable por la muerte de mi perro

Para superar la muerte de su perro, no debe negar que su existencia ha terminado. Tenemos que aceptar el hecho de que está muerto. Para avanzar serenamente, haga un lugar despejado para sus juguetes, ropa de cama, tazones, correas y collares, arneses.

Esto evitará que sufras continuamente cuando veas las cosas de tu cachorro. Los primeros días, sin él, serán difíciles de entender. Para sus alimentos y golosinas, así como para sus productos de higiene y cuidado, descubra cómo confiarlos al cuidado de personas que puedan utilizarlos. Es mejor que le haga un favor a alguien o que ayude a alguien, que cuando lo veas, te eches a llorar pensando en tu canino.

Usted puede guardar una medalla, un pañuelo, un collar u otro objeto que le recuerde a su perro amado. Enmarque la foto más hermosa que tenga de él. Honra su memoria haciendo un hermoso álbum de fotos dedicado a tu fiel amigo. Escribe su historia o travesura en un libro que te ayudará a recordar los mejores momentos con él.

La partida permanente de su perrito puede ayudarle a embarcarse en una aventura de voluntariado en una asociación. También puede ser un visitante de un refugio y adoptar a un animal abandonado. La muerte de su perro es un calvario terrible. Los recuerdos pasados juntos permanecen en nuestros corazones. El tiempo está haciendo su camino y sólo puede suavizar el dolor!

Cómo manejar el dolor de un niño

La pérdida de su compañero de cuatro patas es difícil de imaginar para un niño. Siente un sentimiento de injusticia por lo que le está pasando. Él no lo entiende. Sólo tienes que decirle que su perro está muerto y que no va a volver. La honestidad es la mejor manera de avanzar en el proceso de duelo.

El adulto puede tener más dificultad para llorar por el perro de la familia que por el niño. Una buena explicación vale todos los remedios para los males del alma. Esta prueba es parte de la vida, el niño debe ser consciente de ello. Especialmente si es la primera vez que ha pasado por el proceso de dolor.

Tómese el tiempo para explicarle a su descendencia a qué se enfrentan. El dolor que siente es completamente normal, el tiempo le ayudará a olvidarlo. El niño puede guardar una foto u otro objeto para recordar a su cachorro. Entre ustedes, pueden hablar de las facetas de su amigo de cuatro patas desaparecido. Te recordará las buenas historias que tuviste con él!

En caso de eutanasia

En el caso de la eutanasia de nuestro fiel amigo, la carga de la responsabilidad es enorme. El dueño siente una inmensa sensación de culpa que se amplifica con el dolor de perder a su perro. Es importante recordar, en este caso, que fue para detener el sufrimiento de su mascota.

Esta dura decisión fue tomada para aliviar al compañero de cuatro patas. Su muerte era inevitable, de una manera lenta y dolorosa o más suave al eutanasiarlo. Esto se debe a menudo a un accidente o enfermedad. Usted debe actuar de acuerdo a su conciencia y discutirlo ampliamente con el veterinario.

Cuando la supervivencia del perro sólo va acompañada de dolor y gemidos, lo mejor que se puede hacer es enfrentarlo y tomar la decisión final. Será la última prueba de afecto para nuestro animal favorito. El cachorro comprenderá al mirarnos que es para que ya no sufra que su existencia ha terminado.

¿Qué hacer con el cuerpo?

Por razones de salud, existen normas que deben respetarse para deshacerse de los restos de su mascota. El dueño tiene varias opciones: cremación (individual o colectiva) o entierro. Se proponen varias soluciones. Podemos dejar el cuerpo en el veterinario.

quien recoge perros muertos

Quien recoge perros muertos

Este último se encargará de las formalidades a realizar y usted correrá con los gastos de incineración o prestación en determinados casos específicos. Él se encargará del cuerpo. La incineración también puede ser llevada a cabo por una empresa especializada.

Puede ser individual con recuperación de cenizas en una urna o colectiva. En este último caso, las cenizas se mezclarán con otras cenizas de animales, por lo que no hay necesidad de una urna para recordar a su fiel amigo. Para una cremación individual, el coste medio oscila entre 90 y 170 euros en función del peso del animal fallecido, por no hablar del precio de la urna.

Para una cremación colectiva, el presupuesto medio que se puede esperar es de entre 40 y 95 euros, dependiendo del tamaño de tu amigo de cuatro patas fallecido. El entierro se puede realizar en un  “cementerio de animales” o en su casa, en su jardín. Para el primero, infórmese en Internet, será más preciso para usted. En su jardín, que es de su propiedad, puede enterrarlo de acuerdo con ciertas normas sanitarias establecidas.

El animal no debe superar los 40 kg, por lo que sus restos se entierran a una profundidad de 1,20 m y se cubren con cal viva antes de añadir tierra en la superficie. Se debe planificar una distancia de 35 m de cualquier vivienda y un punto de agua. El adiestrador de un perro muerto, de más de 40 kg, debe utilizar el reciclaje o la cremación. La cremación o el entierro es una decisión a tomar, es también a partir de este momento cuando comienza el trabajo de duelo. ¡¡¡Es importante!!!

Adoptar otro perro

Antes de adoptar otro perro, debes completar el proceso de duelo por tu fiel amigo. Los sentimientos de cada uno son diferentes dependiendo de cómo murió el perro. En caso de accidente, la muerte del perro es un shock, difícil de predecir.

En este punto, no debe adoptar un perro demasiado rápido, ya que el trauma es demasiado reciente. No nos acostumbramos al período previo al amanecer como lo hicimos con una enfermedad. Cuando un animal canino está enfermo, nos preparamos psicológicamente para el final de nuestras vidas.

No debemos reemplazar el que perdimos por el que perdimos por el que perdimos. Esto no es saludable. Hay que saber llorar y progresar. Cada perrito es único. La recuperación de una mascota debe hacerse de una manera atenta y apresurada. Se trata de cuidar de un nuevo canino durante unos diez años.

Es mejor pensar en varios escenarios como ser libre de tus acciones y gestos, y poder ir de vacaciones a todas partes o salir sin preocuparte por el destino de tu fiel amigo. Viajar más lejos puede conducir a una nueva forma de vida. Algunos propietarios han tenido demasiado dolor para adoptar una nueva mascota.

No quieren olvidar a su amado perrito y sufrir de nuevo en caso de pérdida. No tuvieron éxito en el duelo. En el caso de una mudanza futura, esperar es la mejor manera de no desestabilizar al siguiente perro. Si el dueño es demasiado viejo, es mejor renunciar a un futuro canino.

Un adoptante solitario que no se siente bien sin un animal tendrá que adoptar uno lo antes posible. Depende sobre todo de las condiciones de vida de cada uno. Una familia cuyos hijos crecen ahora ya no querrá un perro, para que puedan florecer de una manera diferente.

Un niño puede querer otra mascota porque echa mucho de menos. Cuando usted piensa en el perrito fallecido de una manera pacífica, ¡es hora de considerar la adopción de un nuevo perro!

Gracias por leer Cómo superar la muerte de mi perro – WIKIMASCOTASS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.