Mi Perro Sangra por un Orificio de la Nariz

Aunque esto no es muy común, informarse a tiempo puede ayudarle a mantener la calma en situaciones estresantes y a considerar cuándo es apropiado ir al veterinario.

Hemos reunido para usted las causas de las hemorragias nasales de los perros y le hemos dado consejos sobre la mejor manera de hacer frente a esta situación. Esto evitará potencialmente que su perro tenga problemas de salud graves. Pero primero ¿Que es la hemorragia nasal?.

¿Que es la hemorragia nasal?

El término sangrado nasal se refiere a la pérdida de sangre de la nariz. La hemorragia nasal suele deberse a daños en los vasos sanguíneos de la mucosa nasal, pero también puede ocurrir debido al aumento de la fragilidad capilar o a la tendencia a sangrar.

Cualquier raza de perro puede desarrollar hemorragias nasales y no hay predisposición para el género del animal. Los perros con nariz larga (llamados “dolicocefalia”, como el Collie) pueden tener un mayor riesgo de padecer algunas causas de hemorragias nasales (por ejemplo, tumores nasales).

La pérdida de sangre puede ser aguda (repentina) o crónica. La extensión de la enfermedad suele estar determinada por la causa subyacente de la hemorragia nasal.

Es importante determinar si la pérdida de sangre es unilateral (de una fosa nasal) o bilateral (de ambas fosas nasales), ya que algunas causas de hemorragias nasales están asociadas con hemorragias unilaterales mientras que otras están asociadas con hemorragias bilaterales.

Causas del Porque mi perro sangra por un orificio de la nariz

La siguiente es una lista de posibles causas a considerar. El sangrado nasal puede variar desde unas pocas gotas hasta un sangrado más consistente. Es importante notar si la hemorragia nasal es unilateral (de una sola fosa nasal) o bilateral (de ambas fosas nasales). Veamos las posibles causas y como hacer.

Trauma

Heridas por mordeduras y desgarros nasales de objetos punzantes. Pueden ser la causa de la perdida de sangre de la nariz, recordemos que se trata de un órgano bastante delicado.

Incluso si no se observa ninguna herida obvia en el exterior, también podría haber una pequeña lesión interna capaz de crear un sangrado abundante.

Cuerpos extraños

Algunas veces un cuerpo extraño puede haber entrado en la cavidad nasal del perro. Sucede muy a menudo después de largos paseos por el campo, cuando el perro ha explorado a lo largo y ancho de todo el territorio.

Dado que incluso para los perros la nariz es una parte bastante sensible del cuerpo, cualquier cuerpo extraño sospechoso debe ser removido por un veterinario, sedando al perro si es necesario. Normalmente el sangrado es unilateral.

Trastornos de coagulación

Muchos trastornos de coagulación pueden causar sangrado nasal. El sangrado también puede afectar otras partes del cuerpo. Una deficiencia de plaquetas es una causa común de estos problemas de coagulación.

Las plaquetas son fragmentos de células sanguíneas de importancia vital para el proceso de coagulación, cuya concentración puede ser reducida por múltiples trastornos diferentes, incluyendo enfermedades transmitidas por garrapatas (por ejemplo, Ehrlichiosis canina).

La enfermedad de von Willebrand es una deficiencia del factor de coagulación que puede afectar a varias razas caninas y puede llevar a una función plaquetaria anormal y a un sangrado prolongado después de un traumatismo menor o procedimientos quirúrgicos.

Tumores

Sería raro excluir esta posibilidad. Ya que son una causa más frecuente de sangrado unilateral (de una sola fosa nasal) en perros. Cabe decir que los perros con hocicos largos lo padecen más.

Enfermedades dentales

Si la enfermedad dental es grave o si un diente fracturado tiene la oportunidad de infectarse, es posible el desarrollo de un absceso en la raíz del diente. Las raíces de los dientes situados en el maxilar superior del perro son muy largas. Si la infección se desarrolla en la base de la raíz del diente, puede causar hinchazón y extenderse a la cavidad nasal.

La hemorragia nasal ocurre porque los vasos sanguíneos nasales están afectados. Un perro con un absceso en la raíz del diente puede mostrar signos como hinchazón en la parte posterior de la nariz o en el área debajo de los ojos. Normalmente el sangrado es unilateral.

Infecciones

Las infecciones parasitarias, fúngicas y bacterianas pueden causar sangrado nasal. Las infecciones bacterianas graves tienen más probabilidades de causar hemorragias nasales. La infección bacteriana puede deberse a un traumatismo o a un cuerpo extraño que ya no está presente.

Dado que la nariz no es estéril, sino que por el contrario tiene un número considerable de bacterias (normales), una infección que altere su número puede resultar en la pérdida de sangre en la nariz del perro. Los antibióticos son una solución bastante rápida a este problema, pero por supuesto consulte al veterinario que se los administrará si cree que esta puede ser la causa de la hemorragia.

Las infecciones micóticas también son una causa probable de sangrado. Difícil de tratar, requieren una intervención veterinaria inmediata para iniciar una larga terapia lo antes posible.

Síndrome de Hiperviscosidad

El sangrado de tu perro puede puede deberse a concentraciones extremadamente altas de proteínas en la sangre en animales con ciertas enfermedades.  Una alta concentración de proteínas lleva a una función plaquetaria deficiente y a una coagulación anormal.

Ocasionalmente, la hemorragia nasal es el primer síntoma de este problema. Las causas comunes del síndrome de hiperviscosidad son el mieloma múltiple, el linfoma (tumor del tejido linfoide y los linfocitos) y la ehrlichiosis (enfermedad parasitaria transmitida por garrapatas).

Síntomas que debes de prestar atención

  • Estornudos acompañados de sangrado
  • Hinchazón nasal
  • Patología Dental
  • Heces negras y alquitranadas (causadas por la ingestión de sangre)
  • Mal olor de la boca o la nariz
  • Pérdida de apetito

Que debo hacer

Si nota que su perro sangra por la nariz, compruebe que no se trata de un arañazo o una herida superficial. Si la sangre proviene de una causa diferente, no existe una técnica efectiva para detener el sangrado.

Antes de proceder, debe mantener la calma. Si su perro siente su estrés, puede agitarse y sangrar aún más debido al aumento de la frecuencia cardíaca.

Para disminuir la velocidad o detener la sangre por unos momentos, puede tratar de aplicar un trozo de hielo envuelto en un paño en la nariz. El frío hace que los vasos sanguíneos se estrechen, reduciendo así el flujo de sangre.

Contrariamente a lo que hay que hacer por los humanos, nunca se debe intentar poner nada en la fosa nasal (algodón, pañuelo) del perro para tratar de absorber la sangre. Podría lastimarlo aún más, como una mazorca de maíz.

Si la sangre no se detiene en pocos minutos, debe visitar al veterinario con urgencia. Usted puede realizar las pruebas necesarias para determinar las causas de la hemorragia nasal y organizar el tratamiento adecuado.

Tratamientos

Cuando usted visite a su veterinario este puede recomendarle una o más pruebas de diagnóstico para su perro. Mientras tanto, puede ser necesario tratar los síntomas, especialmente si el problema es grave. Los siguientes tratamientos no específicos (sintomáticos) pueden ser aplicables a algunos.

Pero no a todos los perros con hemorragias nasales. Estos tratamientos pueden reducir la gravedad de los síntomas o aliviar a su perro. Sin embargo, la terapia no específica no es un sustituto del tratamiento definitivo de la enfermedad subyacente responsable de la condición del perro.

  1. Ocasionalmente, puede ser necesario el uso de anestesia general para detener el sangrado, especialmente si el perro no coopera. La Adrenalina causa una fuerte contracción de los vasos sanguíneos y puede ser insertada en la nariz por medio de una jeringa especial.Si es necesario, se puede aplicar una gasa en la nariz para producir una presión más directa en el sitio del sangrado y así promover una coagulación más rápida.
  2. En el caso de lesiones traumáticas, la hemorragia suele detenerse con terapia de apoyo. Los tumores nasales se pueden extirpar quirúrgicamente, tratar con quimioterapia o radioterapia. Las infecciones micóticas suelen responder a antimicóticos intranasales u orales, los abscesos en la raíz del diente mejoran como resultado de la extracción del diente y la administración de antibióticos. Muchos trastornos de la coagulación son en gran medida curables una vez que se ha identificado el problema primario. Para establecer una terapia específica, se debe identificar la causa específica.
  3. Las toallitas frías y la presión directa sobre la nariz estimularán la obstrucción de los vasos sanguíneos y ayudarán a reducir el flujo sanguíneo y a promover la formación de coágulos.
  4. El estrés también puede aumentar la presión arterial, lo que a su vez puede conducir a un mayor sangrado. Si su perro está sano, usted puede usar sedantes y medicamentos para reducir la presión arterial, como la acepromazina, puede ser útil.
5.0
03

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.