Porque mi gato no quiere comer

Un apetito saludable es uno de los principales indicadores del bienestar de su mascota. Pero negarse a comer no siempre es un trastorno de conducta o un signo de enfermedad, en algunos casos es normal. Descubra las causas más comunes de perdida de apetito en gatos, para poder evaluar correctamente su estado y ayudarlo a tiempo si es necesario.

1. Porque mi gato no quiere comer

Las razones por la que un gatito no come nada pueden ser muchas. La falta de apetito es a menudo el primer signo de una enfermedad. Éstas son a menudo enfermedades del sistema digestivo u otros órganos vitales.

Otro motivo del porque tu gato no come son las enfermedades infecciosas y neurológicas e infestaciones (gusanos). De todos modos, todos los gatos necesitan tomar medicamentos antiparasitarios especiales, incluso con fines preventivos.

Junto con la pérdida de apetito, puede que el gato vomite, es una clara señal de acumulación de pelo en el estómago. Entra en los intestinos a medida que el gato se lame, y esto es especialmente cierto en el caso de las razas de pelo largo. Es mejor utilizar un producto especial en forma de pasta, que es la prevención de la acumulación de pelo en el cuerpo.

Pero existen casos no tan graves del porque su gato no quiere comer, por ejemplo, es posible que no le guste la nueva comida, o que usted haya cambiado de casa, lo cual es un gran estrés para el animal. Pero en cualquier caso, sea cual sea la razón, si un gato no come durante más de 24 horas, puede ser perjudicial para su cuerpo.

2. Causas del Porque mi gato no quiere comer

Estas son las razones más comunes por las que un gato no quiera comer:

Cambio de dieta

En primer lugar, el dueño debe entender que la falta de apetito en el gato no implica la presencia de una enfermedad. Muy a menudo un animal puede negarse a comer si los propietarios han cambiado bruscamente su dieta.

Por ejemplo, introdujeron productos nuevos y desconocidos en el menú o empezaron a cocinar su plato favorito de manera diferente. Es natural que un gatito se niegue a comer.

Si este es el caso, la mascota debe ser devuelta con su vieja dieta y los nuevos alimentos deben ser simplemente dosificados y mezclados con los alimentos usuales.

El estrés

Este estrés puede ser de diferentes tipos, por ejemplo, un cambio de residencia. Si una familia y una mascota vivieron en el mismo lugar durante mucho tiempo y luego se mudaron, el gato tendrá miedo de los nuevos sonidos y olores al principio.

Tenemos que esperar hasta que el animal se acostumbre a la atmósfera de la nueva casa. Otro motivo de estrés es la llegada de una nueva mascota a la casa.

Intervención médica

Las intervenciones médicas de todo tipo pueden ser igualmente estresantes. No sólo la cirugía, sino también un simple chequeo veterinario pueden tener un efecto negativo en el apetito de un gato. Muy a menudo, los gatos jóvenes también pierden el apetito. Hay veces en que un gato vomita después de una intervención médica.

La época del año

El apetito de las mascotas también depende de la estación del año. Vigila a tu gato. Probablemente come más en invierno (especialmente si está al aire libre) y menos en verano.

Esto se debe a los procesos de termorregulación elemental que permiten al gato calentar o enfriar su cuerpo a una temperatura confortable. El calentamiento en invierno requiere más energía de los alimentos, mientras que en verano no requiere grandes cantidades de energía.

Un aumento hormonal

Es posible que los gatos no puedan comer durante una semana, esto se debe a que el gato entro en celo, especialmente las hembras. El dueño no debe preocuparse, porque el apetito del gato volverá a la normalidad tan pronto como el animal se calme, y el problema de la alteración hormonal se solucionará por sí solo.

Pelo en el estomago 

En los casos en que un gato se lame muy seguido, su estómago acumula una gran cantidad de pelo. El problema es grave cuando el dueño no peina a su gato. Las tiendas veterinarias venden productos especiales para prevenir la formación de bolas de pelo, que pueden ser comprados por el dueño del gato. Además de la falta de apetito, este problema se caracteriza por trastornos de las heces y vómitos.

Anorexia

Se considera anorexia en los gatos la negativa a comer debido a la pérdida de las funciones olfativas o táctiles del cuerpo. El gato pierde peso, no está interesado en nada de comida, se vuelve lento y a veces puede escupir con fuerza. En los casos más difíciles, el veterinario puede decidir alimentar al animal con una sonda.

La anorexia puede ser causada por congestión nasal, quimioterapia o tratamiento con antibióticos, envenenamiento y mucho más. Un tratamiento independiente sin intervención médica puede llevar a la muerte del animal.

3. Qué hacer si el gatito no quiere beber

Si tu gatito no bebe agua, hay otras razones por las que no lo hace, como la falta de limpieza del recipiente o del líquido en sí. Los gatos son criaturas meticulosas, y es poco probable que coman o beban de platos sucios. Enjuague el recipiente de agua todos los días, lávalo con agua hirviendo y reemplace completamente su contenido.

Además, es posible que al gatito no le guste el cuenco de agua en sí o el lugar donde se encuentra. La mejor opción es un recipiente de cerámica especial o incluso un plato de humano normal. Puedes usar cuencos de metal o de plástico, pero no a todos los gatos les gustan.

Si ya has tomado todas las medidas necesarias, pero tu gato sigue bebiendo muy poco, intenta aumentar artificialmente su interés por el agua. Por ejemplo, es posible que quieras poner unos cuantos recipientes de agua en tu casa, preferiblemente donde tu gatito esté más a menudo.

Muchos gatos se sienten atraídos por recipientes más brillantes, inusuales e interesantes. Las herramientas tales como las fuentes para bebedores también pueden ser útiles.

Por supuesto, nadie mejor que un profesional cualificado podrá ayudar a su gato en esta situación. Cuanto antes se ponga en contacto con él, más posibilidades tendrá de recuperarse con éxito y volver a tener un apetito normal. El médico realizará todas las pruebas necesarias y prescribirá el tratamiento correcto.

4. ¿Que debo hacer?

Si su gato no come, usted necesita saber qué hacer al respecto. Debido a que puede haber muchas razones para la pérdida de apetito, es mejor ponerse en contacto con un veterinario que realice un diagnóstico de calidad y ayude a determinar por qué está sucediendo esto. Incluye las siguientes acciones:

  1. Controles exhaustivos: examen oral, escuchar al animal, palpar el abdomen, evaluar el peso del gato y comprobar la temperatura corporal.
  2. un análisis de sangre general y un análisis de orina que ayuda a identificar enfermedades ocultas de los órganos de los animales.
  3. Radiografías torácicas y abdominales.
  4. Análisis fecal para ayudar a identificar la presencia de parásitos.

Después del diagnóstico correcto, el especialista prescribe un tratamiento específico o de apoyo.

La parte esencial del tratamiento específico es eliminar las causas que llevaron al problema. Esto incluye, por ejemplo, la prescripción de antibióticos para combatir una infección o cirugía si un gato tiene un cuerpo extraño en el cuerpo.

El tratamiento de apoyo también ayuda a mantener la condición del cuerpo del animal debilitado. Se trata, por ejemplo, de una terapia subcutánea o de infusión, que ayuda a estimular el apetito del gato.

Vota este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.